IMG_1514El castillo de Lusuolo, situado en una tierra que conserva cientos de ellos, recoge y documenta uno de los aspectos más característicos de la Lunigiana y la Toscana: la emigración que llevó a pueblos enteros de los Apeninos a Europa y a ultramar.
Sede
El Castillo de Lusuolo, estructura defensiva del pueblo homónimo y de su importante entramado de calles, domina un vado sobre el río Magra, activo hasta los primeros años del siglo XX, y un tramo del valle donde las colinas, ceñidas al cauce del agua, facilitaban el control de la Vía Francígena.
Pertenecía en origen al feudo de Corrado el Antiguo, Marqués de Mulazzo, pero las estructuras más antiguas, aún visibles, se pueden remontar a mediados del siglo XIV, cuando Lusuolo devino en la sede del marquesado de un feudo autónomo que tuvo como primer marqués a Azone Malaspina. Este feudo comprendía Canossa, Tresana, Giovagallo, Riccò, Podenzana, Aulla, Bibola, Pallerone, Brina, Ponzano, Montedivalli, Gorasco, Beverino, Madrignano, Calice y Veppo. En 1450 cayó en las manos de la familia genovesa de los Campofregoso, quienes lo demolieron parcialmente. Giovanni Antonio da Faie, cronista lunigianés del Quatrocento escribe: “Desde el mes de septiembre de 1450 vienen los maestros constructores de parte del duque de Zenoa, quien era Señor Ludovico de Campo Fruxghoso, para enseñar a demoler el castillo de Loxolo, el cual por asedio lo había obtenido y nota que era uno de los castillos bonitos de Val de Magra.”
Los marqueses Malaspina de Lusuolo, en medio de la rivalidad entre Florencia, Génova y Milán por el control de la Lunigiana y de las protestas de los súbditos, ceden el feudo y la Señoría a los Archiduques de la Toscana. El castillo es ampliado por obra de los florentinos al inicio del XVII. El burgo constituye un típico ejemplo de asentamiento a lo largo de un único eje viario, coincidente con la ladera de una colina, cuyo punto más alto está dominado por el castillo. El núcleo habitado toma una forma rectangular, cuyos extremos, que coinciden con los únicos accesos al burgo, están protegidos por una potente muralla. Se tienen noticias de la iglesia de Loxolo desde 1187, apareciendo mencionada en las actas capitulares de la ciudad de Luni, así como en el Privilegio de Gregorio VIII como dependencia de la parroquia vecina de Vico, llamada hoy parroquia de San Marino di Castevoli.
El Museo
El Museo de la Emigración Toscana nació en el 2004, fruto de la colaboración entre el Centro de Documentación de la Emigración de la Comunidad Montana della Lunigiana, la Región Toscana, el Consejo de los Toscanos en el Extranjero y el Ayuntamiento de Mulazzo, con el objetivo de conocer y revalorizar el fenómeno de la emigración toscana en el mundo.
Está concebido y organizado en dos niveles: uno físico y otro virtual. En el primero, ubicado dentro de los muros del Castillo de Lusuolo, encontramos la biblioteca, la mediateca, una sala de conferencias, un espacio para ver u oír audiovisuales, y se desarrolla la exhibición museística. Ésta propone un recorrido por la exposición “Gente de Toscana”, que contiene las historias de quien tuvo la necesidad y el deseo de partir hacia tierras lejanas, enriquecido con objetos y documentos de la época, y animado con la proyección de video-documentales.
El segundo nivel está constituido por la página web del museo, a través de la cual es posible consultar on-line la información y los materiales recuperados a través del trabajo de investigación realizado (testimonios, cartas, fotografías, documentos que los emigrantes toscanos han puesto a disposición del museo y de sus visitantes).

Castillo de Lusuolo-54026 Mulazzo (MS)
Tel.: 0187439017
info@comune.mulazzo.ms.it